LP FICTION - ESPAÑOL
¡REGISTRATE O CONECTATE PARA SEGUIR VIENDO EL CONTENIDO!


Linkin Park Fan Ficción en español, un sitio dedicado a Linkin Park.
 
ÍndiceFAQMiembrosGrupos de UsuariosPublicacionesRegistrarseConectarseBuscarEventos

Comparte | 
 

 El novio de un Pintor |Bennoda|

Ir abajo 
AutorMensaje
zoe (shinodabottom)
Admin
avatar

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 13/02/2018
Edad : 20
Localización : Narnia

07032018
MensajeEl novio de un Pintor |Bennoda|

Disclaimer:
 

Después de un trabajo






Estaba caminando de mi trabajo a casa. Mi jefe me molesta, no sé cómo alguien puede ser tan fastidioso. Ugh. Un viento suave soplaba en mis oídos mientras miraba el reloj en mi muñeca. 4:26 p. m. Mike, mi adorable novio, probablemente ya esté en casa. Lo que ahora quiero hacer es comer pizza, ver películas, abrazarlo, y nunca volver a mi trabajo.

El sol brillaba, saqué la llave de mi bolsillo y abrí la puerta. Entré y olí la mezcla de comida y pintura acrílica. Oh, Mike está pintando, otra vez.

— ¡Hola Mike, estoy en casa! —grité mientras me quitaba la chaqueta.

—Hola Ches, en la sala de pintura —dijo Mike como respuesta.

Caminé hacia la sala de pintura, y vi a Mike mirando detrás de su pintura, sonriendo. Le devolví la sonrisa y caminé hasta a él.

— ¿Te gusta? —Mike preguntó con curiosidad.

La pintura era increíble. Era hermosa. Todos los colores, cómo se mezclaban. Mike realmente tiene un talento en esto. La calavera rosada se veía tan real, y los colores se mezclaron de forma tan magnifica a su alrededor.

—Santo cielo. Llama a la policía, mi novio robó una obra maestra del museo. Mike, es increíble —dije.

—Aw gracias. Pero, ¿cómo estuvo tu día? —Mike preguntó mientras se levantaba y envolvía sus manos alrededor de mis caderas.

— ¡Uff, fue horrible! ¡Stanley, ya sabes, Stanley, mi jefe, el maldito me enoja! N-no sé cómo es posible incluso, no importa lo que diga o haga, me molesta —le dije.

—Oh, Chaz olvídalo. Estás aquí, en casa, conmigo, todo está bien —Mike sonrió y acarició suavemente mi mejilla con su dedo índice.

Se inclinó un poco y besó mis labios. Le devolví el beso y su lengua se coló para lamer mi labio inferior. Abrí mi boca y dejé escapar un suave gemido cuando nuestras lenguas tomaron contacto. Puse mi mano detrás del cuello de mi novio, jalándolo más cerca. Besó más profundamente y deslizó sus manos debajo de mi camisa, acariciando mi espalda.

Ambos gemimos. Después de un largo y profundo beso, Mike se alejó, jadeando un poco. Me quitó la camisa y atacó mi cuello para besarlo. Mi mano vagó por el suave cabello de Mike, la otra por su trasero.

—Ches, a la habitación —gimió en mi oído.
  
—Nop, nop el sofá, Mikey.

Tomé sus manos y lo jalé hacia el pequeño sofá, sonriendo. Lo dejé debajo y me senté en su regazo. Agarré su camisa, sacándola y le besé la clavícula.

Sentí la tensión en mis pantalones, y me dirigí más abajo al pezón de Mike. Chupando, sentí su erección pinchando mi trasero. Él gimió y yo me puse más cerca de su regazo, besando su pecho.

De repente, Mike agarró mis caderas empujándome un poco hacia arriba. Entonces dijo —C-Ches bájate de mi regazo.

Dejé de besarlo, y miré sus ojos preguntando: — ¿Qué pasa, Mike?

—Bájate —repitió.

Me moví un poco y vi una tienda de campaña en los pantalones de Mike. Oh, alguien tiene una erección dolorosa...

— ¿Quieres que haga algo? —bromeé con él cuando me levanté de su regazo. Estaba en el suelo de rodillas, entre las piernas de Mike. Puse mi mano en su cinturón, agarrándolo suavemente.

—Sí, mmmh —dijo Mike cuando comencé a besar su estómago y todo su cinturón.

— ¿Qué quieres Mikey? —dije mientras lo mataba lentamente desabrochando su cinturón, haciendo contacto visual.

—Mmh, chúpame —gimió.

Le di un beso en el cinturón, abriendo sus vaqueros, se los quité junto con sus calzoncillos, liberando su pene duro.

Tiré sus pantalones lejos, agarrando el pene de Mike en mi mano, lo besé en sus muslos. Después de un par de besos, lamí la cabeza.

—Mmh, Ches por favor —Mike gimió.

Besé la cabeza, lentamente la tomé en mi boca. Lo lamí y comencé a profundizar.

Mike gimió e inclinó su cabeza hacia atrás, su mano recorría en mi cabello.

Chupaba a mi novio más duro y más rápido. Usando mi lengua, lamiendo el costado cuando subí. Pronto, el pene de Mike golpeó la parte posterior de mi garganta, lo que causó que Mike gimiera y gritara del placer.

Lo hundí profundamente, más y más rápido. Mike estaba gimiendo más fuerte. Miré a Mike, su cabeza estaba inclinada, ojos cerrados, boca abierta.

La tensión en mis pantalones se hizo más dolorosa. En realidad fue realmente muy dolorosa. Decidí parar, me puse de pie.

—Ches, ¿qué- por qué te detuviste? —Mike gimió.

—Necesito sentirte dentro de mí —respondí mientras me quitaba los pantalones, tirándolos. — ¿El lubricante?

—En mi bolsillo.

Busqué los pantalones de Mike y el lubricante. Literalmente siempre lleva lubricante con él. Lo tomé y se lo di a Mike.

Me senté en su regazo, y gemí cuando los penes de ambos se tocaron. Mike derramó el espeso líquido incoloro en sus dedos. Él agarró mi culo, acercándose un poco más y más.

Mike gentilmente empujó un dedo dentro de mí. Me quedé sin aliento, quiero decir, de lo buena que era la sensación. Lo movió en mi trasero, mientras me miraba a los ojos.

Sin romper el contacto visual, agregó el segundo dedo. Gemí. Puse mis manos sobre sus hombros, y mi cara más cerca de la de él. Los dedos de Mike se movieron, estirándome dentro y fuera. Gemí más.

— ¿Estás listo, bebé? —Mike preguntó, sin interrumpir el contacto visual.

Asentí. Él retiró sus dedos y me moví más hacia arriba. Me acerqué a Mike, sintiendo su polla entre mis nalgas, lentamente volví a bajar.

Cuando estaba completamente abajo, Mike llenó mi culo, jadeé y cerré los ojos, intenté mantener mis lágrimas, me dolía mucho. Pero lo sé, el dolor desaparecerá pronto. Las manos de Mike vagaron por mi espalda, hasta mis caderas. Él empujó dentro de mí, y dejé escapar un grito ahogado. Finalmente abrí los ojos, una lágrima cayó sobre mi mejilla.

—Shhh... está bien. Te haré sentir mucho, mucho mejor —Mike susurró y besó la lágrima. Muy despacio comenzó a entrar y salir, mis jadeos se volvieron en gemidos. Moví mis caderas, mi culo en el mismo ritmo en que Mike me follaba. Ambos gemimos ruidosamente. Nuestra respiración se convirtió en jadeos. Había sudor en nuestra piel. Mi otra mano vagó hasta el cabello de Mike, tirando de él hacia abajo, lo besé en el cuello.

—Oh Ches te sientes tan bien —gimió. No tardó mucho y Mike tocó mi precioso lugar. El lugar que me vuelve loco.

— ¡Oh maldición! ¡Justo ahí! —grité. Mike me folló más rápido y más duro en el mismo lugar. Grité de placer. Se sintió increíble.

—Oh, maldición, Chester —Mike gimió.

— ¡Oh, MIKE, estoy cerca!

—Sí, bebé grita mi nombre. Grita mi nombre cuando te corras —Estaba jadeando, Mike tomó mi pene en su mano y lo bombeó en el mismo ritmo rápido. — ¡Oh Mi- Mike! —gemí.

— ¡Córrete para mí! ¡Córrete conmigo!

— ¡MIKE! —grité y solté mi semilla en el estómago de Mike. Después de eso, Mike llenó mi culo con su cálida y espesa semilla.

— ¡Santa mierda Ches! —Mike jadeó.

Los dos jadeamos con fuerza. La cabeza de Mike descansaba sobre el respaldo del sofá. Traté de recuperar el aliento, descansé mi cabeza en el hombro de Mike. No se molestó en separarse de mí. Nos quedamos allí por unos minutos así. Bueno, no me importa, se sintió muy bien. Me encanta estar así con Mike.

Mike acarició mi espalda suavemente, y los dos finalmente recuperamos el aliento. Ambos levantamos la cabeza al mismo tiempo, lo que hizo que nuestras narices se tocaran. Él sonrió y solté una pequeña risita. 

Apoyé mi frente en la suya, nuestras caras estaban a solo unos centímetros de distancia.

—Te amo, Mike —le susurré.

—Yo también te amo, Chester —dijo y me besó. Se secó el denso semen de su estómago, lamiendo su mano para limpiarla. Luego, suavemente agarró mis caderas, empujándome hacia arriba. Se apartó de mí lo que me hizo gemir por la sensación de vacío. Sentí que el semen de Mike salía lentamente de mi trasero.

Mike tomó la suave manta, envolviéndonos a los dos, nos tumbamos en el sofá. Yo acaricié su pecho, Mike envolvió su brazo a mí alrededor. Me sentí así, a salvo. Mike me hace sentir tan seguro, como si nunca nadie pudiera lastimarme.

Nos quedamos allí, cerca, debajo de la manta. Mike me acarició la espalda con la mano. Escuché el latido de su corazón. Me hacía sentir muy cómodo. Cerré los ojos.

Y lentamente me dormí.

Mike me siguió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

 Temas similares

-
» BIOGRAFÍA DE DIEGO RIVERA.Pintor mejicano
» Mi deseo, mi gemelo y mi novio
» Novelas donde alguno de sus PROTAGONISTAS es PINTOR, ILUSTRADOR, FOTÓGRAFO: lo suyo son las IMÁGENES
» EL NIÑO PINTOR
» DIEGO RIVERA. Pintor mexicano
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

El novio de un Pintor |Bennoda| :: Comentarios

Sin Comentarios.
 

El novio de un Pintor |Bennoda|

Volver arriba 

Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
LP FICTION - ESPAÑOL :: Ficción :: Bennoda-
Cambiar a: