LP FICTION - ESPAÑOL
¡REGISTRATE O CONECTATE PARA SEGUIR VIENDO EL CONTENIDO!


Linkin Park Fan Ficción en español, un sitio dedicado a Linkin Park.
 
ÍndiceFAQMiembrosGrupos de UsuariosPublicacionesRegistrarseConectarseBuscarEventos

Comparte | 
 

 Amsterdam (OneShot)

Ir abajo 
AutorMensaje
zoe (shinodabottom)
Admin
avatar

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 13/02/2018
Edad : 20
Localización : Narnia

14022018
MensajeAmsterdam (OneShot)

Disclaimer:
 

La mañana era fría, el sol tenue, los abrigos grandes. Realmente grandes. Aún así, todavía podía deleitarse con los pasos largos de su amigo, frente de él, con aquel apretado y grueso jean negro.

Estaba ocupado, mandando algunos mensajes a Rob, diciendo que todo estaba bien, pero eso no impedía seguir observando con detalle a su amigo. Debía contestar ahora, a no ser que quisiera esperar por una semana a que Rob volviera a revisar su teléfono.

"De acuerdo, diviértete con Chaz entonces, iré a dormir".

El segunda voz sonrió, ya que su amigo se levantó temprano, sólo para asegurarse de que Chester estuviera bien y eso le resultaba algo bastante lindo.

Si, de nuevo había tenido esa horrible pesadilla en donde el cantante caía al piso a causa de la estúpida botella a medio beber que había dejado a un costado de su camino. Es que Rob aún se sentía culpable por aquel accidente durante la gira pasada, y si bien él había dejado esa botella allí, no tenía la culpa del infortunio se Chaz, se lo habían explicado un millón de veces, pero no servía de nada.

Mike guardó su teléfono en el bolsillo de su pantalón, y levantó la vista para ver a Chester caminando directo hacia uno de esos carros llenos de maletas. Realmente era un imán de infortunios, gracias al cielo, él sería su ángel protector todo este viaje. Tomó su brazo deteniéndolo y mostrándole el peligro.

—Ten cuidado, y guarda ese teléfono.

—Mira quien lo dice —murmuró con una risita Bennington—. Sólo... Es Robert, pregunta como estoy. ¿Cómo demonios quiere que esté? —Frunció el seño— Estoy con el mejor de mis amigos.

Tuvo esa pesadilla de nuevo y está preocupado, es todo. —Shinoda no pudo evitar sonreír ampliamente a Chester por lo que había dicho.

—Debería ir a un psicólogo, creo que siente culpa por lo que pasó, pero ya estoy completamente sano, y lo perdoné, ¿qué más quiere?
—preguntó el de anteojos, sintiendo curiosidad por el estado mental de su cercano amigo.

—Él esta bien —dijo Mike, intentando apaciguar esta vez a su cantante.

Que deje entonces que disfrute este viaje contigo —respondió Chester, haciendo un pequeño puchero y agarrando un largo dedo de su compañero por un momento.

Mike estaba algo emocionado... ¿emocionado es la palabra correcta? Estaba viajando con su mejor amigo en tren luego de años, sólo los dos, después de no verse en casi un mes, y no festejar su cumpleaños, ni siquiera poder darle un abrazo. Por supuesto que no era un sentimiento tan banal como para describirlo como "emocionado". La realidad era que Mike estaba contento, alegre, al borde de la euforia, porque sea sólo un viaje de dos, con su mejor amigo en la faz de la tierra.

Ni siquiera la tripulación de Linkin Park estaba con ellos, sólo un par de técnicos pero nada cercanos como para molestarlos.

Shinoda sacó dos boletos de su mochila y se las dió a quien correspondía, para luego adentrarse con su cantante hacia el lugar indicado. Chester rápidamente entrelazó su mano para caminar en el angosto pasillo despoblado, guiando a Mike. Eran unos de los primeros pasajeros en subir.

Ambos quedaron quietos en la entrada, Chaz con sus labios entreabiertos y Mike sonriendo, sabiendo que tomó una buena decisión con los boletos. Y es que sorpresivamente el cuarto privado era mucho más lujoso de lo que Chester esperaba y los otros dos chicos no estarían con ellos, pero no dijo nada.

Esta vez, Charles se dejó guiar por Mike y entraron en la habitación, mirando a los alrededores y por la ventana con gran curiosidad. El medio japonés soltó la mano de su acompañante y dejó su mochila, para luego deshacerse de los grandes abrigos y desabotonar su camisa. Shinoda hizo un vídeo para las redes sociales, con una sonrisa boba al enfocar a su compañero distraído y luego simplemente siguieron contestando y mirando comentarios, cada uno en su propio perfil.

Era un momento en el que el silencio es espeso y las pequeñas conversación un poco aburridas.

Se nos acabará la batería —murmuró el de anteojos, dejando el teléfono en la mesa. Mike mostró un par de cargadores portátiles.

—Traje uno para ti —respondió, sin despegar la vista de su teléfono—. Oh Dios, todos están diciendo que viajamos solos y eso es sospechoso, en tú ya sabes qué sentido.

Oh, está bien por mí que piensen eso, ¿podrías ahora dejar tu maldito teléfono? —dijo sonriendo Chester, excepcionalmente ansioso— ¿por favor?

Mike dejó escapar un suspiro, sintiéndose vibrar un poco de nervios, pero culpó a la brisa fresca que apenas llegaba allí. Jamás admitiría que su mejor amigo lo hacía poner un poco incómodo a veces.

Justo ahora Chester estaba sentado junto a él, rodeando su cintura.

Quiero el regalo del que me hablaste por teléfono —murmuró, besando un par de veces su mejilla. Su compañero abrió la boca y la volvió a cerrar, como un pez haciendo "glob" fuera del agua.

Lo olvidé en casa, lo siento —mintió, tomando la mano que aún sujetaba el costado de su cuerpo. —¿Crees que puedes perdonarme?

Oh, si... Supongo —dijo Chester, deshaciendo el agarre y tumbándose a un costado en los sillones.

La realidad era que Mike no compró ningún regalo. Si tuviera uno, seguramente lo mandaría por correo hasta Phoenix para que lo reciba la misma mañana de su cumpleaños. Pero esto era distinto.

Así que verlo así, algo desganado, lo hizo sentir mal por ser un mentiroso.

Iba a proponerle comprar un regalo juntos en alguna tienda de Amsterdam, pero una muchacha apareció, ofreciendo el desayuno con un carrito de ruedas en el que cargaba sus utensilios. Ambos pidieron un café y unas masas dulces.

Chester todavía no decía nada. Y no es que a él le importara tanto recibir algo material, pero se había hecho ilusión con el fabuloso regalo del que había escuchado hablar. Además era uno de parte de Michael Shinoda, eso realmente lo emocionaba un poco, siempre lograba sorprenderlo.

Sabes, podría compensarte de algún modo, si quieres.

¿Con un beso como Talinda cuando dice buenas noches pero no tenemos sexo? —sugirió riendo. Mike lo secundó, pero pronto se quedaron mirando en silencio. La mirada de Mike sí que era extraña.

—Podríamos​ tener sexo, ya sabes, como esa vez que estabas enojado conmigo.

Chester primero se sorprendió y luego río, casi atragantandose, negando con la cabeza. —Estaba enojado porque olvidaste ir a buscarme en el aeropuerto hace un año, hoy no estoy enojado. Por cierto, ¿tu propósito de año nuevo fue no hacerme enojar? Estabas esperándome desde varias horas antes el otro día en el aeropuerto.

—No lo definiría así —dijo pensativo—, más bien se trata de complacerte.

Oh, bien, me agrada —respondió, tomando el último sorbo de su pequeña taza de café—. Aún así, mentiste. No compraste ningún regalo precioso para mí.

—Dije que está en casa.

—Mira esa nariz doblándose hacia la izquierda —dijo Chester riendo. Mike había oído antes de esa teoría, si su nariz se fruncía hacia la izquierda era una gran mentira.

—De acuerdo, de acuerdo. Estoy aquí y puedo hacer una fiesta para ti si quieres, sólo pídelo.

Chester río demasiado, Mike estaba hablando como si esperara una orden para arrodillarse frente a él y hacerle ver estrellas.

—De acuerdo, ¿qué se supone que estás proponiendo con eso?

—No lo sé... —Y Mike se encogió de hombros un poco, con esa expresión que Chester tanto amaba cuando una frase sucia estaba a punto de salir de su boca—. Seré tu esclavo por un día.

¿Para qué quiero yo un esclavo por un día? —Chester río otra vez, mientras que Mike subía las cejas y sonreía. —Ohh.

Rápidamente Mike colgó en la puerta un letrero de no molestar, hablando sobre que era realmente bueno en este juego, y cubrió con cortinas a las ventanillas. Chester se quedó quieto, sonriendo, mirándolo fijamente quitarse la camisa, (que antes desprendió) y sólo quedarse con una remera ajustada.

El cantante se puso de pie para besar su cuello, pero Shinoda hizo que se sentara con un empujón y subió lentamente a su regazo. Chaz lo miraba atento, haciendo pasear sus manos por su piernas. Y su maestro de ceremonias se sentó muy pegado a su entrepierna, besando sus mejillas y sus cienes, en un baile sensual, frotando su cuerpo y haciendo ruidosos​ sonidos​, que hacían a ambos reír con complicidad.

El de descendencia nipona, bajó dejando húmedos besos en su cuello y siguió por la clavícula, desprendiendo su camisa escocesa.
Esos besos con sabor a café y caricias desmesuradas, empezaban a calentar la mañana europea, propiciando desniveles en sus respiraciones.

—Desnúdame —susurró en su oído, mordiendo al rededor de sus expansores, y por fin besándolo en la boca con la profundidad que estaba buscando el cantante desde hace varios minutos.

Chester acomodó la cadera ajena sobre su regazo, moviéndose un poco para pegarlo más todavía a su cuerpo mientras levantaba la pelvis, sintiendo la dureza de su compañero en su abdomen. Metió sus manos al tibio torso de Mike, apretando su piel, haciendo la fricción un poco más placentera. Su mejor amigo, quien chocó sus frentes con dramatismo, dejó un gemido doloroso y extasiado sobre su boca, que hizo que su miembro despertase por completo.

—Desnúdame —pidió nuevamente, con una voz sufrida y necesitada, así que Chester le quitó la remera y lo subió a la pequeña mesa, sin despegarse demasiado de sus labios. Mike intentó deshacerse de la prenda que cubría el pecho de Chaz, pero éste posó su vista en él con más detalle.

—Por todos los cielos, ¿qué te pasó? —chilló Chester preocupado, haciendo que Mike riera por su reacción.

Es la fecha en que nos vimos y hablamos por primera vez —dijo Mike, sentándose en la mesa y besándolo con más fervor, enredando sus piernas en su cadera.

—Pero te tatuaste —dijo Chester, separándose del beso y acariciando con cuidado al rededor de la piel rojiza bajo su tetilla izquierda. Justo debajo del contorneado músculo, en el lugar del corazón, reinaban las letras romanas: III XX MCMXCVI.

Entonces se dió cuenta de que hace un momento había apretado su piel justo en esa zona, por lo cual probablemente Mike gemía de dolor, y no de placer. Entregó besos cerca de toda la zona, haciendo a Mike acariciar su cabeza sin cabello, realmente agradecido.

—¿Por qué lo hiciste? —preguntó. No podía dejar de pensar que Mike se veía realmente bien con eso, pero no entendía el porqué, a fin de cuentas, tenía cuarenta años y ese era su primer tatuaje. Imaginó que moriría sin una sola marca en su piel, que esas cosas no le llamaban la atención para su cuerpo y ahora se sentía desconcertado.

Porque es una fecha de la cual nunca voy a arrepentirme —murmuró—, porque te amo.

Dices esas cosas con tanta maldita naturalidad —dijo Chester riendo, besándolo fugazmente otra vez— ¿Qué dijo Anna?

Que me influenciaste —admitió riendo, acariciando el pecho de Chester bajo su camisa—, pero dije que era la fecha en que comenzó realmente la banda y dejó su ataque de celos por ti. Ahora dice que tiene a un chico malo en casa.

Estoy de acuerdo; un chico muy, muy malo —gruñó Chaz, apretando sus nalgas con ambas manos. Rieron, volviendo a los besos acalorados, dándose tantas caricias como podían y retribuyendo a su contraparte con melosos sonidos provenientes de su gargantas, apretando sus labios, en un intento miserable para no ser tan ruidosos.

Chester estaba casi sobre de él, esa pequeña barra entre los asientos del tren, si que era resistente.

Muy excitado Mike chilló agudo al sentir otra vez la mano de su compañero en su trasero. Entonces Chester quitó su pantalón sólo hasta las rodillas y se desprendió el jean, bajandolo sólo lo necesario para que su amigo saliera.

Así que Mike estaba mirando el techo, intentando recuperar aire cuando sintió una gran amenazante porción de carne cerca de su entrada.

No, e-espera... tengo, ahh... por allí —dijo apuntando su mochila, cuando Chester comenzó a frotar ambas erecciones juntas. Mike se abrazó a él, arañando un poco su espalda y gimió sin tapujo un par de veces, hasta que el causante de sus delirios coloco su mano sobre sus labios.

¿Qué diablos sucede contigo? —susurró entre jadeos y con una sonrisa Chester. —Estamos en un maldito tren.

Sólo hazme el amor, maldita sea —dijo Mike, deshaciéndose de la mano de su amante.

Chester río. Mike tenía los ojos entreabiertos y una expresión demasiada jodidamente caliente. Tanteó su entrada una vez más, pero antes de impulsarse para entrar, Mike lo detuvo, distanciándose lo suficiente para mantenerse a salvo.

—Espera, e-espera —dijo, sentado en la mesa de nuevo. Su cabello estaba en direcciones extrañas, sus labios parecían estallar, hinchados por los mordiscos, y su rostro estaba rojo. Su pecho subía y bajaba, Chester lo miró, procurando entender lo que decía y no sólo pensar en que posición gritaría más su nombre. —Tengo lubri... lubricante y unos condones en mi mochila.

—No necesitamos esas cosas —gruñó Chester, frunciendo su ceño.

Por supuesto que sí, necesito lubricante —peleó Shinoda, pero ni siquiera pudo decir algo más, porque vio a su amigo lamer unos de sus dedos, y, sin muchos juegos previos, el anular ya había ingresado en su trasero. —Oh Dios mío, ahh, maldito seas... ¡Ahhh!

Besó otra vez sus labios, esperando que deje de gemir tan alto, pero sólo sentía el vibrar de su garganta, donde morían sus gritos. Mike comenzó a mover sus caderas, chillando de dolor cuando intentó añadir otro dedo. Ahora se quejaba, decía groserías, y, a pesar de estar moviéndose para recibir más, un momento antes, se alejó.

—P-por... favor, ¿qu-quieres?

Y así te ofreces a ser mi maldito esclavo por un día —masculló Chester, caminando unos cortos pasos hasta revisar su mochila. Mike se quitó los pantalones por completo y lo esperó en la mesa.

Y ese fue el momento donde Chaz analizó un poco las cosas: Mike tenía más de una docena de condones en su mochila y había planeado este viaje por semanas. ¿Qué seguía, subir a la torre Eiffel para montarse sobre él en un alocado encuentro sexual?

Esto parecía un viaje sólo para descargar sus tensiones y no para promocionar One More Light.

¿Por qué tantos? —preguntó despacio, mientras lo dilataba con las herramientas necesarias.

—Estare-mos s-solos por un largo tiempo —dijo con dificultad, besándolo después con demasiada violencia.

Casi tres dedos enteros estaban en él cuando sintió que lo bajaban de la mesa para voltearlo de rodillas en las butacas. Las manos ajenas apretaron con dominio sus nalgas y se sintió finalmente invadido por Chester, que regalaba besos en su espalda y daba pequeños gritos, excitado.

Él se aferró con ambas manos al tapizado de las butacas, manteniéndose firme y mordiendo sus labios para no gritar.

—¡Chicos! ¿qué es esto de no molestar?

¡Por qué demonios trajeron a los técnicos de la banda con ellos!

Un par de personas estaban afuera riendo cuando ellos estaban follando, y eso pareció hacer que Chester apresure el ritmo. No era estimulante solamente, sino que ahora era verdaderamente placentero y Mike no lo pudo evitar.

—¡Ahh, Chaz! ¡Oh, sí, así, p-por favor!

—¿Mike? —preguntó Brian, desconcertado afuera de la cabina privada y miró a Kevin. —¿Qué crees... que haya sido eso?

Su compañero estaba oyendo aún los jadeos asfixiantes que Chester intentaba contener, pero no podía decifrarlos. Así que volteó a ver a Brian y río negando nerviosamente.

Deben estar jugando con nuestras mentes, idiotas.

¿De verdad lo crees? —preguntó preocupado, volviendo a ver sobre la ventanilla cubierta por cortinas desde adentro. Su amigo asintió, sin transmitirle suficiente seguridad.

Mientras tanto, adentro, las cosas habían cambiado un poco, ahora Chester estaba sobre Mike, estaban de frente y compartían un beso lleno de lujuria.

La distancia los separó un poco y tomaron una nueva posición, una donde la penetración sería mas profunda. Mike sostuvo sus piernas flexionadas contra su pecho y Chaz continuó el vaivén de sus caderas con más entusiasmo, luego de quitarle el aire al ingresar.

Movimientos vivaces, besos frenéticos, quejidos, gemidos que no se concebían como tales, terminaban su recorrido sobre los labios del otro. Y simplemente eso era lo bueno del porqué estar vivos. Era lo realmente bueno sobre tener una amistad tan grande como esta.

O quizá, más bien, actos como estos eran los que hacían que su amistad sea como es, encajar de la manera en que lo hacían, desbordar tanta unión y demostrar lo que es verdaderamente complementarse con alguien.

Tal vez el hecho de tener sexo, y conocerse más allá de lo que dos simples mejores amigos se conocieran, hacia que su relación fuera envidiable.

—¡Ahh, mierda! —masculló Mike, recibiendo la atención de las manos de Chester justo en la mayor erección que había tenido en meses. —¡Sí, s-sí!

—Quizá deberíamos irnos —dijo Kevin, escuchando con gran desconfianza los extraños ruidos de las personas dentro de aquel cuarto privado.

Chester se retiró de Mike en cuanto sintió que estaba llegando a punto. Sabía cuánto Mike odiaba el hecho de que deje su semilla en su trasero.

Entonces, observando al recientemente tatuado pecho subir y bajar ventilándose con dificultad, Chester comenzó a jalar con dureza, a veces con pequeños intervalos lentos, y los ojos cerrados. No obstante, sintió que su compañero​ estaba arrodillándose frente a él y comenzaba a lamer su falo, a esconderlo por completo dentro de su boca, con devoción, con agradecimiento por el mejor sexo en meses y, por supuesto, la inolvidable primera vez haciéndolo sobre un tren.

—Mike, ¡oh... Mikey-Boy! —Y un hilo blanco fue cayendo por la barba de Mike, mientras Chester hacia un movimiento casi involuntario en medio de su orgasmo.

Shinoda sacó ventajas de esto, empujó al cantante sobre uno de los laterales del tren y siguió su trabajo, haciendo gemir de verdad a su compañero, haciéndolo gritar muy alto. Incluso sintió como su miembro, luego del primer orgasmo, ahora se ponía el doble de duro que antes. Y era cuando lo tomaba de la cabeza y sus caderas se elevaban.

Despacio, ¡ugh! ¡detente... des-despa ah...cio! —Mike presionó justo en su ano, sintiendo cuan dilatado estaba debido a la excitación, y metió la punta del dedo, sacándolo y volviendo a meterlo, sólo para escuchar a Chester decir una y otra vez que se detenga, porque tanta lascivia, tanto morbo, estaba por enloquecerlo.

—¡Oh, ugh, Mike, Michael, por favor! —dijo Chester, atajándose de las paredes porque sus piernas no le respondían. —¡Si, ah, sí!

Y finalmente su precioso esclavo japonés lo había logrado: dos orgasmos con siete minutos de diferencia. Vaya, rompió su récord de la última vez en Tokio, cuando logró producirle dos orgasmos con la diferencia de casi quince minutos, utilizando su linda boca.

Lujurioso, las manos amplias de Shinoda fueron subiendo despacio, acariciando los huesudos costados de su cadera primero, luego las costillas y finalmente su espalda, atrayendo su cuerpo sin fuerzas hacia él para concretar un beso lento y pausado.

—Eres genial —murmuró Chester, con los ojos cerrados debido al cansancio realmente grande que estaba invadiéndolo—. Yo te amo, eres bueno en todo, realmente todo.

Bennington hablaba con palabras ilegibles, como las de un borracho, mientras su corazón latía alborotado cerca del oído que se había posado en su pecho. Mike sonrió enormemente, dando pequeños besos a su pecho y subiendo despacio hacia esa boca abierta que sólo buscaba aire.

—Feliz cumpleaños, mi amor.

—Oh, era eso, debí suponer que el obsequio no sólo sería un tatuaje en mi honor. —Mientras Chester reía débilmente, Mike subió el ajustado pantalón de su amado, que estaba cerca de sus rodillas. Acomodó despacio y lo abrochó, en tanto su mejor amigo se recostaba en un costado del tren, todavía mareado por el poderoso orgasmo que había hecho una catástrofe en su cabeza.

Mientras veía a Michael recoger sus jeans, cerró los ojos, intentando recordar el nombre de su esposa y... no podía hacerlo. No podía siquiera recordar el nombre de su perro más viejo. Esto era realmente decepcionante y patético.

Estoy cansado —murmuró, abotonado su camisa y colocándose su chaqueta, para sentarse con Mike, y acomodar su cabeza en su cuello. —¿Cuánto falta para llegar?

—Casi dos horas —dijo Mike, envolviéndolo en un abrazo que el otro correspondió con rapidez. —Todavía podemos otra ronda —sugirió, a lo que Chester, con susto dijo no, gracias.

Oye, creo que escuché algo afuera mientras estábamos haciéndolo —Chester se vió pensativo— ¿Crees que hayan sido Brian y Kevin?

Si fueron ellos tenemos que arreglarlo —dijo Shinoda, un poco asustado—, es decir, quizá deberíamos convencerlos de que no es cierto.

—Tal vez salir con ellos, intentar convencerlos y si no resulta, amenazarlos de muerte —murmuró Chaz aparentando serio.

—Oh, si, estoy de acuerdo. Podríamos usar veneno en su comida, ¿no crees? —Ambos rieron, durmiendo abrazados, casi un instante más tarde.

Eso era camino a Amsterdam, sólo imaginen su noche en París, la romántica y siempre hermosa París. Ni su pequeña salida por separado con los entrometidos de Kevin y Brian la arruinaron. No señor, ¿qué clase de amantes serían entonces si no aprovecharan una noche como esa?


Última edición por zoe (shinodabottom) el Sáb 17 Feb 2018 - 15:40, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario

 Temas similares

-
» Narashi ~ OneShot
» TARDE DE PASEO POR AMSTERDAM
» Conseguir monedas en Amsterdam
» 40 sueldos de 1578. Asedio de Amsterdam.
» No puedo esperarte mas!...
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

Amsterdam (OneShot) :: Comentarios

avatar
smooth
Mensaje el Vie 16 Feb 2018 - 15:29 por idk, galla?
Me reí durante todo el onseshot. Es que hay algo de leer con el sendo soundtrack que tengo de fondo -playlist de pre-fiesta, onda imagíname leyendo este jugoso fic con esa canción 'Una Cerveza', y después unas cuantas de Ráfaga :lol: eso es lo que sucede cuando te da flojera cambiar de canción en Youtube. Bueno, y es aún más hiliriante porque cuando yoa anduve en Dinamarca, anduve en tren... y Mika, se escucha todo :lol: y es aún más chistoso porque estaban en Amsterdam, la ciudad de la "zona Roja" más famosa.
Ah, es como si fueran años de la última vez que leí un lemon bennoda en español ¡LPfiction me tiene secuestrada! Y fue muy grato, todos sucios y sabrosos con sus pensamientos. (Se te escapó un 'seria' que debería haber sido 'sería' en una parte, no me acuerdo por donde :P). Algo bueno para empezar con un buen pie ;)
avatar
Re: Amsterdam (OneShot)
Mensaje el Vie 16 Feb 2018 - 16:03 por zoe (shinodabottom)
@idk, galla? escribió:
Me reí durante todo el onseshot. Es que hay algo de leer con el sendo soundtrack que tengo de fondo -playlist de pre-fiesta, onda imagíname leyendo este jugoso fic con esa canción 'Una Cerveza', y después unas cuantas de Ráfaga [smiley]https://illiweb.com/fa/i/smiles/icon_lol.gif[/smiley] eso es lo que sucede cuando te da flojera cambiar de canción en Youtube. Bueno, y es aún más hiliriante porque cuando yoa anduve en Dinamarca, anduve en tren... y Mika, se escucha todo [smiley]https://illiweb.com/fa/i/smiles/icon_lol.gif[/smiley] y es aún más chistoso porque estaban en Amsterdam, la ciudad de la "zona Roja" más famosa.
Ah, es como si fueran años de la última vez que leí un lemon bennoda en español ¡LPfiction me tiene secuestrada! Y fue muy grato, todos sucios y sabrosos con sus pensamientos. (Se te escapó un 'seria' que debería haber sido 'sería' en una parte, no me acuerdo por donde [smiley]https://illiweb.com/fa/i/smiles/icon_razz.gif[/smiley]). Algo bueno para empezar con un buen pie [smiley]https://illiweb.com/fa/i/smiles/icon_wink.gif[/smiley]
es que si, pensé mucho en lo que Amsterdam tiene como historia. Brian y Kevin podrían estar pensando seriamente que tenían allí un par de prostitutas... Pero bueno, gracias por el comentario y las correcciones, en realidad tiene un par de errores ahora que lo miro... Pronto lo edito otra vez!
Gracias una vez más.

Enviado desde Topic'it
avatar
LOL *me hizo recordar*
Mensaje el Sáb 17 Feb 2018 - 16:38 por heilignoda
Hablando del título del OS, me hizo recordar al nombre de una canción de la banda que te mencioné el otro día... justamente se llama así xD! ¿coincidencia?
avatar
Re: Amsterdam (OneShot)
Mensaje el Sáb 17 Feb 2018 - 16:51 por zoe (shinodabottom)
@heilignoda escribió:
Hablando del título del OS, me hizo recordar al nombre de una canción de la banda que te mencioné el otro día... justamente se llama así xD! ¿coincidencia?
No lo sabía, en serio. Pero que curioso de todas formas jajaj voy a escucharla, anoche por alguna razón fui a dormir temprano y me desperté muy tarde de todas maneras. Ni yo me entiendo jajajaja

Enviado desde Topic'it
avatar
Wow!
Mensaje el Sáb 3 Mar 2018 - 16:37 por eilujgt
¡Me encanto! Creo que me quedare en este sitio por un buen rato...
avatar
Re: Amsterdam (OneShot)
Mensaje el Sáb 3 Mar 2018 - 16:59 por zoe (shinodabottom)
@eilujgt escribió:
¡Me encanto! Creo que me quedare en este sitio por un buen rato...

Qué bueno :heart::heart::heart:

Enviado desde Topic'it
Re: Amsterdam (OneShot)
Mensaje  por Contenido patrocinado
 

Amsterdam (OneShot)

Volver arriba 

Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
LP FICTION - ESPAÑOL :: Ficción :: Bennoda-
Cambiar a: